Concurs / Poesia

3 poemas

No sé a quién le place el corazón henchido

No sé a quién le place el corazón henchido
pero lo cierto es que han vuelto las musarañas a arrancarte de la tierra
y ahora no distingues lo que ves de lo que intuyes
y es un campo de alquitrán cercado por la vendimia.
y es un campo de alquitrán cercado por la vendimia.

Es una flor antigua 

Es una flor antigua y es un frio de piedra bajo un cielo grapado más de ochocientas veces desde un otro lado donde hay luz.
Secamos la piel los días felices pero el amarillo es un color enfermo y cansado pero prefiero eso a lamernos la herida del tiempo por si acaso.
La casa estaba hecha de impresiones fatídicas y nosotros arrancábamos el vómito de las paredes y lo sepultábamos bajo la hierba.
Éramos ágiles y devolvíamos la mirada sin temor a las más que posibles represalias.
Ahuecábamos las palabras para poder amarnos y dolernos a escondidas.
Han habido otros nombres pero ninguno tan delgado.
Yo masticaba mil reverencias mientras te oía cantar en sueños.
Nunca supe si eras tú o el hambre.

a.p.

Tú sabes que la noche no se deja adormecer con un pálpito
y mucho menos con palabras,
y en verdad, tampoco insistes, pequeña
pequeña niña alejandra,
porque prefieres que sean tus piolines de colores,
y no la luz, quienes hagan esos cubismos,
recortando la habitación de lado a lado,
creando sombras por las que te dejas resbalar,
y conjuras.
Ah pequeña niña ojos-catapulta, pequeña
pequeña niña alejandra,
sos como una mariposa vuelta del revés;
con los años el corazón ha sido tu mejor coartada

Jan Monegau

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s